La revolución del Big Data

Como bien sabemos, el big data nos permite analizar y conocer todas las tecnologías. Aunque al principio tuvo una dificultosa acogida por su ambigüedad, hoy en día ya forma parte del mundo IT, y cada vez gana más espacio.
Cada vez son más los dispositivos conectados a la red, y cada vez son más las empresas que intentan beneficiarse de los avances en investigación que tiene Internet; lo que ocurre aquí, es que aún no se sabe hacer un buen uso de mucha información, ya que hay estudios que afirman que solo un 12% de la información tiene alguna relevancia.
Este fenómeno aparece gracias a la gran variedad a la hora de almacenar información (vídeos, imágenes, etc), y ha permitido crear un gran número de aplicaciones, “Esto abre un mundo nuevo de aplicaciones que antes ni se consideraban y que agregan muchísimo valor al negocio”, resaltó Daniel Yankelevich, CEO de Pragma Consultores.
Cada vez se invierte más en el Big Data, pues en el primer cuatrimestre de este año se han alcanzo los 600 millones de euros. Con él se especula que muchos empleos desaparezcan, lo que es temido por una gran parte de la población, pero de lo que poco se habla es de los puestos de trabajo que generará y que aún no existen, pues, según la OCDE un 60% de los recién nacidos trabajarán en puestos de trabajos que aún no existen. No podemos olvidar que con el Big Data ya se han creado puestos de trabajo que hace unos año no existían como el de Blogger, Youtuber o cualquier profesión de un Influencer.
Desde mi punto de vista el Big Data es muy beneficioso si se explota correctamente y conociendo todos sus peligros para que no nos explote la red. Gracias a la tecnología hemos hecho mucho más rápida la investigación llegando a crear máquinas con formas humanas, conocidas como robots.
Para mí, uno de los principales problemas de este fenómeno es la pérdida de privacidad si no conocemos correctamente la plataforma en la que estamos navegando o la aplicación que nos descargamos. En muchas ocasiones no nos paramos a leer la privacidad de la que disponemos, y en otras la llegaremos a vender si los avances tecnológicos llegan a la medicina y tienes que vender tus datos a la red. “La mayoría de la gente cuando se le dé la posibilidad entre un mejor tratamiento o ceder su privacidad optará por lo primero. Por ejemplo, si te pones sensores biométricos que estén continuamente gestionando tu presión arterial, tus niveles de azúcar y transmites esos datos a Google, Apple o Facebook y te dicen que empiezas a gestar un cáncer puedes solucionar el problema. Si a cambio de que Google te monitorice las 24 horas del día te salva la vida, la mayoría de la gente lo hará” (Yuval Harari, 2016)
Por otra parte, otra de mis vistas al futuro es que cada vez dependeremos más de la tecnología, y que todo estará controlado por ella. Nos fiaremos más de lo que nos diga un aparato electrónico conectado a Internet que de nosotros mismos, como ya hacemos ahora en algunas ocasiones.
Respecto a la profesión periodística, ya se han hecho experimentos sobre la diferencia entre una noticia redactada por un robot y otra redactada por un periodista, y la diferencia era mínima. Los entrevistados han dicho que la noticia robótica tenía mejor contenido pero muy poca interpretación. En un futuro, si no podemos entusiasmo por generar contenido en nuestra profesión, podrá pasar a un segundo plano la interpretación o la variedad de redacción y ser prioritario un buen contenido informativo.
Como conclusión, tenemos que tener cuidado con el ciberespacio y disfrutar correctamente de él, pero para eso es más necesario que nos permitan conocerlo a fondo y no lo que sus creadores o los gobernadores quieren que conozcamos. La tecnología puede facilitarnos en muchas ocasiones la vida, pero nunca debe dominar nuestras decisiones, porque si no acabaremos siendo seres sin sentimientos dominados por claves. Nosotros creamos los robots, no tenemos que convertirnos en ellos, y si seguimos así lo harán.

Noelia González Pereiro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La revolución del Big Data

  1. profa dijo:

    non vexo a autoría. E está publicado o 3 novembro.

    Me gusta

  2. profa dijo:

    “12% información sen importancia”, un dato bó, pero de onde sae, cal é a fonte? “Esto abre… al negocio”, resalta. OCDE e 60%, de cando é ese dato ou “os entrevistados e a noticia robótica, quen apunta isto. Ben feita a cita de Yuval Harari. E onde están as referencias usadas no texto. Falta o listado redactado correctamente das fontes utilizadas. Poderíamos apuntar algo sobre a incidencia do big data, intelixencia artificial, internet das cosas, etcétera; aspectos tecnolóxicos que están agora centrando os debates.
    Esquece a referencia ao 3 de novembro. Erro meu.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s